Vientres de Alquiler

Vientres de Alquiler

En un principio, los vientres de alquiler o la gestación subrogada venían a solucionar los problemas de reproducción que las parejas homosexuales presentaban, siendo una alternativa para ellas para poder tener descendencia propia, pero actualmente se está extendiendo también a parejas heterosexuales o a personas individuales que disponen de los recursos económicos para llevar a cabo el proceso.

LEGALIDAD

El tratamiento legal de los vientres de alquiler ofrece tres grandes opciones: desde países que los prohíben (España), a otros que la regulan para determinadas situaciones (Holanda) y países donde se fomentan abiertamente (India).

En general, vemos una tendencia en Europa a no regular los vientres de alquiler, con la excepción de algunos países del este europeo. En EEUU depende del estado en el que nos encontremos y en América Latina la tendencia es a estar regulada solamente la altruista. En Asia es donde más facilidades hay para que personas extranjeras accedan a vientres de alquiler.

El proceso es ilegal en España, pero existe la posibilidad de inscribir legalmente en el Registro Civil Español a aquellos niños y niñas nacidos mediante vientre de alquiler en un país extranjero gracias a la Instrucción del 18 de febrero de 2009 y la Instrucción del 5 de octubre de 2010 de la Dirección General de los Registros y el Notariado (DGRN) que regula el régimen registral de la filiación de los nacidos mediante vientre de alquiler. Los padres y madres que conciban un hijo o una hija mediante vientre de alquiler en un país extranjero pueden registrarlos en el Registro Civil con las siguientes condiciones:

1. Que por lo menos uno de los progenitores sea español o española.

2. Que en el país donde se llevó a cabo el proceso los vientres de alquiler sean legales.

3. Que dicho país emita una sentencia firme de filiación en la que un juez confirme que la paternidad y la maternidad del bebé es de los padres contratantes y certifique que la madre gestante realizó el proceso de forma libre y sin coacción.

4. Que la sentencia extranjera sea expresamente reconocida y homologada en nuestro país mediante el procedimiento de jurisdicción voluntaria.

0 Comentarios

Añade un comentario: