Empezando a hablar de BDSMK

Empezando a hablar de BDSMK

Desde que nacemos, la sociedad nos empuja a vivir nuestra sexualidad a través de una serie de normativas muy marcadas y definidas por el sistema puritano propio de la era victoriana. El sexo y, sobre todo, las sexualidades que se salen de lo convencional o lo vainilla, forman parte de los millones de tabúes que nos rodean, encerrando las vivencias de las personas practicantes de sexualidades no convencionales en los cuartos oscuros de sus hogares. 

En una sociedad tolerante, ninguna actividad sexual alternativa debería de ser prejuzgada por el simple hecho de ser distinta, siempre y cuando ésta se realice con el libre consentimiento de las personas implicadas. Sin embargo, las prácticas BDSMK siguen siendo objeto de estigmatización en la actualidad. 

Parte del estigma viene dado por médicos y antropólogos clásicos dado que, en la historia del pensamiento sobre la sexualidad humana, prevaleció la condena y represión de las manifestaciones sexuales ajenas a la función reproductora.  

El primer autor en definir científicamente una aproximación de este tipo de sexualidad fue Richard Von Kraff-Ebing. Acuñó el término sadismo a partir de las novelas del Marqués de Sade y lo definió como la experimentación de sensaciones placenteras sexuales obtenidas mediante actos de crueldad, castigos físicos infringidos a uno mismo o a otras personas. Kraff-Ebing también definió el término masoquismoesta vez a partir de Leopold von Sacher-Masoch, con su obra La Venus de las Pieles. Krafft-Ebing entendía el masoquismo como una “perversión peculiar de la vida psíquica sexual en la cual el individuo está dominado en su sexualidad por la idea de hallarse total e incondicionalmente sometido a la voluntad de una persona del otro sexo, que se comporta con él como un amo, humillándolo y maltratándolo. Esta idea se encuentra teñida por un sentimiento de lujuria”. 

Hasta el 2013 el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM) reconocía los deseos y conductas sexuales BDSMK como trastornos denominados parafilias. 

«Las parafilias se caracterizan por impulsos sexuales intensos y recurrentes, fantasías o comportamientos que implican objetos, actividades o situaciones poco habituales. Estos trastornos producen malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo».

DSM-IV-TR (2001)
2 Comentarios

2 ideas sobre “Empezando a hablar de BDSMK

  1. BrianEsoft dice:

    Many thanks extremely helpful. Will share site with my pals.

  2. JamesMup dice:

    Many thanks for sharing your good internet site.

Añade un comentario: