Bifobia

Bifobia

La cantidad de mitos y prejuicios que rodean a la bisexualidad es inmensa. Por eso, es necesario hablar del fenómeno de la bifobia como una realidad absoluta que sé da tanto por parte de heterosexuales como de la comunidad LGTB. Este fenómeno ocasiona que muchos estudios como el Informe de Invisibilidad Bisexual del grupo de trabajo LGBT de la Comisión de Derechos Humanos de San Francisco y el Informe de Bisexualidad de Bi Reino Unido, nos muestren que el índice de depresión, problemas mentales y aislamiento es uno de los más altos dentro de la comunidad LGTB. La bisexualidad se encuentra en una situación de marginalización en el mundo en general. Más del 40% de personas bisexuales pensaron en suicidarse en comparación con el 8.5% de heterosexuales y el 27% de homosexuales. Las circunstancias en las que viven las personas bisexuales son desconocidas para todos os estados y también para las personas pertenecientes al colectivo LGT (ILGA, 2018).

A continuación, hablaremos de manera breve sobre situación de la bisexualidad en los 5 continentes. Comenzamos a hablar de América Latina y del Caribe, donde la situación de las personas bisexuales es totalmente ignorada ya que se carecen de estadísticas que reflejen la realidad de este colectivo. Hay una gran falta de investigación tanto a nivel de definición de la propia bisexualidad como del número de personas bisexuales que puede haber en la región. Además, no hay acciones ni políticas públicas que garanticen los derechos de la persona bisexual dado que queda invisibilizado por las necesidades del colectivo homosexual.

En Norteamérica el movimiento de derechos de las personas bisexuales consiguió un avance considerable, ya que sí se investiga a su situación. Segundo los informes que reviso ILGA (2018), el estigma al que se enfrontan las personas bisexuales proviene tanto de la comunidad heterosexual como del colectivo LGT y en investigaciones recientes que se realizaron en los Estados Unidos, cerca de un 15% de las personas encuestadas no consideraban la bisexualidad como una orientación válida.

En el continente asiático coexisten diversas culturas y diferentes movimientos sociales, distintas religiones y creencias. Además, de variados sistemas de gobierno, por lo que es muy difícil hablar de la situación del colectivo bisexual de manera general. La invisibilidad del colectivo es una realidad no solamente en la sociedad, sino también en los movimientos LGTB.

Aún existen países que penalizan las conductas homosexuales con la pena de muerte, por lo que la supresión y la invisibilidad de las personas bisexuales es más que evidente, siendo en muchos casos consideradas como homosexuales (ya que se penalizan los actos y no las identidades). No hay una conciencia general sobre la sexualidad, ya que es un tabú y heteronormativo. En las escuelas no existe ningún tipo de educación sexual y las orientaciones sexuales diversas se encuentran en una situación muy compleja y hasta en muchos casos medicalizada.

ILGA (2018) menciona también que en el caso de haber investigaciones sobre o colectivo, las personas bisexuales son añadidas bajo la homosexualidad, debido a que se cree que estas solamente sufren homofobia cuando tienen una pareja de su mismo género. En muchos casos las personas pertenecientes a la comunidad LGTB tienen que huir y buscar asilo en otros países.

En el continente europeo y más concretamente en el Reino Unido, los prejuicios sociales y la bifobia evitan que muchas personas bisexuales revelen a su condición. Segundo ILGA (2018), remitiendo a un informe que se publicó en el país en el año 2012, las personas bisexuales del país sufren discriminación en la escuela y en el trabajo, tienen dificultades para acceder a servicios de asilo, sufren discriminación en los colectivos LGT, y tienen una salud más vulnerable en comparación con las personas heterosexuales y homosexuales. Además, segundo el informe anterior, las personas que se identificaron como bisexuales presentaron una mayor probabilidad de sufrir problemas de salud mental y una mayor propensión a los intentos de suicidio.

En nuestro país, España, la invisibilidad de las personas bisexuales también es alta, pero en años recientes hubo mejoras. Por una parte, FELGTB publicó el Argumentario Bisexual, en el que se explican conceptos básicos de esta orientación y el año 2016 estuvo dedicado a visibilidad de las personas bisexuales. ILGA (2018) saca una serie de conclusiones sobre el estado del colectivo bisexual en Europa y destaca que los datos, materiales y documentos que incluyen la bisexualidad son poco comunes y que comienzan a emerger estadísticas negativas con respecto a la situación de las personas bisexuales

En África hay muy poca investigación específica del colectivo LGTB. A pesar de que algunos aíses si tienen protección jurídica para las personas miembros del colectivo LGTB, su situación está caracterizada por la hostilidad y la estigmatización. El termino bisexual casi no se utiliza, por lo que conduce a una fuerte invisibilidad.

En Oceanía hay islas que aún siguen a penalizar las relaciones sexuales con personas del mismo género, por lo que la situación también llega a ser compleja. Aumentó el reconocimiento de la población homosexual pero las personas bisexuales aún no llegaron a ese nivel. Como en otros continentes, la salud de das personas bisexuales es más precaria que en el caso de personas lesbianas y gais.

Las personas bisexuales son malentendidas por la sociedad y con frecuencia también son invisibles en el discurso LGTB, así que se enfrontan a una doble discriminación.

Las formas más comunes de bifobia son las siguientes (Backer et al., 2012):

– Negación bisexual: Basada en cuestionar la existencia de la bisexualidad y considerar a las personas bisexuales como si estuviesen confusas sobre su propia sexualidad.

– Invisibilidad bisexual: Es el hecho de asumir que las personas son heterosexuales o homosexuales, de no mencionar a bifobia al hablar de homofobia y de presionar a la persona bisexual para que diga que es homosexual.

– Exclusión bisexual: Se da cuando no existen recursos específicos para las personas bisexuales, cuando en el discurso de la comunidad LGTB non se incluye ninguna mención a bisexualidad, etc.

– Marginación bisexual: Se permiten comentarios bifóbicos; se asume  la bisexualidad como un tema aceptable de humor; se da prioridad a las cuestiones de personas lesbianas y gais, etc.

– Borrado bisexual o “bisexual erasure”: Se compone por las maneras mediante las que a bisexualidad es rechazada, evitada e invisibilizada. Un ejemplo claro se da en el caso de personas con visibilidad en los medios de comunicación (Elpidio, 2017).

También es necesario destacar la doble discriminación que sufren las personas bisexuales por parte del mundo heterosexual como por parte del colectivo LGT. Los mitos y prejuicios siguen estando establecidos en la sociedad por lo que se llega a ver a las personas bisexuales como una amenaza tanto de las relaciones como fuera de ellas (Backer et al., 2012). En el caso de las mujeres bisexuales esta discriminación es triple, por lo que mencionamos anteriormente y también por su género, en esta sociedad heteropatriarcal. Además, la dificultad para encontrar referentes que ayuden a crear una identidad es muy difícil porque la heterosexualidad o la homosexualidad se sobreentiende en todos los contextos.

0 Comentarios

Añade un comentario: